Selección: Márcia Batista Ramos

 “La Poesía no explica el mundo, da fe de su misterio.”

BEATRIZ VILLACAÑAS

 

Lidia Chiarelli es poeta, artista y traductora literaria de Turín (Italia), miembro fundador de Immagine & Poesia, movimiento literario y artístico fundado en Turín (Italia) en 2007 junto Aeronwy Thomas, la hija de Dylan Thomas.Desde 2011, ha recibido diferentes reconocimientos y distinciones, entre ellas el Certificado de Reconocimiento del Primer Festival Internacional de Poesía de Swansea (U.K.) otorgado por su amplia contribución de poesía y arte. Fue nominada al Premio Pushcart en seis oportunidades. Poeta Laureada del Naji Naaman’s Literary Prize 2019.Galardonada con la medalla de las Artes Literarias (New York 2020).  Gran Premio del Jurado en el Premio Internacional Sahitto (Bangladés 2021). Sus escritos se han traducido a varios idiomas y se han publicado en revistas de poesía y páginas web de varios países del mundo.Además, es una reconocida artista de instalaciones y creadora de collages.

https://lidiachiarelli.jimdofree.com/

 

 LUZ EN LAS PAREDES DE LA VIDA

  A Lawrence Ferlinghetti (1919-2021)

Enséñame a pintar

la luz en las paredes de la vida.

Enséñame

a mirar el mundo

como tú lo ves

para convertirse en una lágrima del sol

una colina de poesía

una palabra en un árbol.

Guíame

para ver el sol

atizando los escarpados acantilados

las mareas que van y vienen sin cesar

las aves acuáticas desafiando al viento.

Escuchemos juntos

el aliento de las hojas susurrantes

el perfecto silencio de una noche estrellada

el sonido del verano en las gotas de lluvia.

Aquí y ahora

ayúdame a alcanzar las orillas de la luz

esperando

el renacer del milagro

contigo

de nuevo y para siempre.

LIDIA CHIARELLI, Italia

Traducción Germain Droogenbroodt – Rafael Carcelén

UN CIELO NOCTURNO

¡Una raya de azul! ¡Una barrida de Gray!

Algunos parches escarlata – en el camino –

Forman un cielo nocturno. . .

-Emily Dickinson

Tan dulce fue

el aroma de esas noches

cuando

nuestros pasos inventaron largos itinerarios

en los jardines de verano

cuando

lentamente las farolas se encendieron

y compitiendo con las lunas y las estrellas

formaron parábolas de luz

en las piedras opacas de los caminos.

Entonces,la vida

recién comenzada

parecía revelar

¬Sólo para nosotros.

un cielo de colores irreales.

Incontables imágenes

(fragmentos de viejos recuerdos)

que

hoy

se recrean y se rompen

en el cansado caleidoscopio

de la mente.

Lidia Chiarelli, Torino Italia

en memoria de mi padre, Guido Chiarelli,

y sus proyectos de alumbrado público realizados

para el Centenario de la Unidad Italiana

 

María Del Castillo Sucerquia (Barranquilla, Colombia – 1997), es una poeta, agente literario, médica oriental (Neijing, España) y traductora (francés, inglés, italiano, portugués, ruso, griego, español y alemán). Traductora reconocida por ser el gran puente entre los autores de lengua extrajera y el mundo del habla hispana. Ha traducido parcialmente la obra de más de 50 autores. Es directora de la revista y editorial Read Carpet Colombia. La Alianza AHCASA Marroco-México y el mundo le otorgó doctorado ad honorem en Humanismo Trascendental (2021). Ha participado en numerosos festivales de poesía, recitales, foros, conferencias y encuentros culturales. Ha recibido numerosos premios internacionales por su labor como traductora y promotora desde Filipinas, India, Marroco, Siria, entre otros. Sus poemas han sido publicados en diversas antologías, revistas, periódicos y sitios web nacionales e internacionales y traducidos al canarés, árabe, francés, bengalí, uzbeko, italiano e inglés. Es traductora y columnista en las revistas Vive Afro (Colombia), Cronopio (Colombia), Ablucionistas (México), Palabrerías (México), Atunys Poetry (Bélgica), Kametsá (Perú, Lima), Akjö Ki (Costa Rica), Lugar Poema (Colombia), entre otras.

Sitio web: read-carpet.com

lacabramontes@outlook.com

 

SOL-EDADES

no pierdo de vista tu belleza por

los pies grandes, montuosos

que acarrea tu sonrisa de

abeja en lila

camino a mi pecho

me despierta el azote de ronquidos

y me echo a galopar por tu rostro

de momia boquiabierta cada mañana

y nace oro el alba

desprecio la cúspide de la montaña

si te mido las manos silvestres

que rodean declive a declive

el éxtasis de mi caída

en tu vastedad, Jinete de espigas

no olvido tu belleza por

el miedo a la muerte

el sueño perdido

la herida de antaño

¡estás de atar, mi trigo amado!

a la perfección me describe

el pan tibio y tierno de tu ser

no me distraen las cicatrices

las patas de gallo

o la calvicie que te hace llorar

esconderte en mi crin

y te inspira a ser monje en el claustro de mi arcano trote

del pez bailarín de tu juventud

sólo quedan saltos, temblores, apretones

al dormir

(o navegar mi lago de jazmín

el bálsamo primaveral en

el monte de tu noche)

esa uña del pulgar que llevas

encarnada hace décadas

y se pronuncia cuando el jugo de limón

se desliza de mi seno

la muerde

te arde

relinchas eses

he de amarte, Eros

simiente del Alma mía

aunque seas espejo de mis vicios

y desee romperte

no verme siempre

suma la edad de tu sol al mío

y como un niño sapiente ven

al manzano de mi regazo

retorna a tu fuente

CON-CIENCIA

pierdo contigo el tiempo, amor tardío

la memoria se suicida ante la inocencia

los amantes apresuran el hallazgo del olvido

las bitácoras susurran dolor y mortandad

se aja el pasado en tu vainilla

me perpetúas bálsamo en el terrible precipicio del amar es ser

entonces rememoro el sol oculto

tras la plata del día

el reloj tirano, la dantesca manecilla

instante a instante renazco

canto del segundero

rompe su vaina el silencio

arrebatas el momento a la fantasía

y al recuerdo

hierofante de esfinge infinita

vigía del sueño

abre tus ojos de vaca

inaugura mi verbo

enciendes gravedad en el presente

me anclas al rojo del clavel

en tu barca coexisten

nacimiento y muerte

triunfo y sacrificio

tu cuerpo con el mío vacían

los cristales del ayer

¡ya no lloran los Ángeles!

arden las horas en el vaivén

tuve un largo bostezo antes de ti:

la arena se desliza oro

en la cintura del Elohim.

 

Olga Levadnaya es una poeta rusa reconocida en el mundo, recibió los títulos de Trabajadora de Honor de la Cultura de la República de Tatarstán en 2008 y laureada con el premio estatal que lleva el nombre de Gavriil Derzhavin en 2007, el premio estatal con el nombre de Sajida Suleymanova en 2015. Fue nominada para el “Premio Internacional de la Paz”. Es miembro de la Unión de Escritores de la República de Tartaristán, la Unión de Escritores de la Federación Rusa y la Unión Internacional de Escritores. Es la directora de arte del teatro poético «Diálogo» de Kazán. Escribió: «Mi vida está esperando la nieve» (1992), «Pasando el círculo encantado» (1998), «Cayendo libre» (2003), «Cerca de nuestro pasado» (2003), «Subiendo el Escalera de pensamientos» (2005), «Desde el grito de los pájaros Crecen los recuerdos» (2005), «Puerta estelar» (2010), «Viento del corazón» (2014). En 2020, se publicó el libro «Obras vocales sobre poemas de Olga Levadnaya”. Además, es el organizador de los festivales de música y poesía rusa «Apretón de manos de las Repúblicas» (2017-2021).

 

MEDIODÍA

El sol es como un bloque al rojo vivo

subiendo lentamente

sobre la perturbadora superficie del río.

El agua hierve

en las arterias de hierro de la ciudad.

La gente se junta

en los ojos húmedos de las tiendas.

La brisa está recogiendo perezosamente

perlas multicolores de los paraguas.

La cúpula de la Catedral de Pedro y Pablo brilla,

como pastel de Pascua recién horneado.

Las últimas sombras desaparecen

en el viento, áspero

rostro de la ciudad,

y surge la sed de la eternidad

en los labios de piedra del terraplén.

Mediodía.

Yo vivo en él.

***

Sobre la copa del manzano de la tristeza

apareció un arcoíris

después de la lluvia.

Y la corteza flácida del árbol

le quitó las arrugas.

Las ramas fluyeron

hacia el mediodía

el sol

y el sonoro collar de pájaros

estremeció

con cada brisa.

su polifonía

fue escuchada

mucho más allá del horizonte

 de mis deseos.

Humo

desviado

del jardín vecino.

Adán y Eva

inundó la casa de baños …

Santosh Kumar Pokharel es escritor, poeta, editor y traductor de Nepal. Ha escrito miles de poemas en nepalí, inglés, hindi y ruso. Sus poemas han sido traducidos a veintisiete idiomas hasta el momento. El poeta Pokharel, ingeniero civil de profesión con maestría en ingeniería en la Universidad de la Amistad Rusa de Moscú. Su viaje poético comenzó a la edad de 13 años.Escribió cinco libros y es fundador del Grupo Foro Internacional de Literatura, fue galardonado con algunos premios internacionales de gran prestigio como el Premio Internacional Mahatma Gandhi de Escritura Creativa 2018, el Premio Internacional Nikolai Gogol «El Mundo de las Tierras Fronterizas» por su contribución a la paz. a través de la literatura de Ucrania para 2021. Laureado del Premio Internacional Anton Chekhov de primera clase para letras de paisajes de Yalta, Crimea 2020 y Premio Poeta políglota 2021 de Sebastopol, Crimea, el poeta recibió el Premio Embajador de la Paz de la Federación Universal de la Paz, 2020. También recibió el Premio Especial de Diplomacia de la Mancomunidad Internacional de los Pueblos de Kazajstán, 2021; Medallista de plata Eurasia Liftt Rusia 2020; Finalista en el Euresia Lifft2021 Estambul, Turquía. Otorgado en el Premio del Público Global, noviembre de 2021.El poeta Pokharel recibió el título de Poeta y traductor mundial por Anton Chekhov’s Autumn 2020, Crimea, Russia.

LAS CABEZAS

Divididos en grupos me preguntan

¿Estoy con ellos o con otros doblados?,

Me puse a pensar e intenté

Para entender su intención.

Y en las manos, ¡cero!

No sé si tenían algún objetivo.

Como las cabezas estaban allí,

tenía que haber un cerebro

Como hubo un gran ruido y luego,

Decidí de todo ese estribillo.

Decidí a partir de eso abstenerme

El desfile seguía enloqueciendo,

Había un abismo terrible cerca

Saltaron y saltaron sin mengua,

Con caravanas y otros, esos pasaban.

Inminentemente cayó al infierno

Esas estúpidas cabezas.

AMOR, TIEMPO Y DINERO

Estaba tirando fuerte entonces

El amor se extraviaría

Yo insistía en que ella conmigo se quedara

ella tampoco escuchaba

Y cuando no estuve de humor

Ella se interpuso en mi camino.

Un vagabundo que nadie puede influir

Un tramposo que no pagará

Desiertos en la necesidad absoluta de uno

Y de ti se esconde

El tiempo, te mira desde la distancia

TIEMPO dé su opinión.

El dinero te trae encantos

La vida sin sentido se vuelve mayo

Sin él, y el amor está tan lejos

No tienes tiempo para remordimientos.

El dinero adornará tu cadáver

Cuando fallezcas.