Chary Gumeta (María del Rosario Velázquez Gumeta, Chiapas, México, 1962) Poeta y Promotora Cultural de Arte y Literatura. Ha publicado libros de poesía y de investigación histórica. Sus últimas publicaciones “GOTAS DE UN DESTELLO” (Edit. Ángeles del Papel, Perú, 2020), TEMPESTADES DE LA

MEMORIA (Programa LimaLee, Municipalidad de Lima, Perú, 2020) y EXILIED (Poemario Bilingüe Editorial Artepoética Press Inc., EEUU 2021). Ha participado en antologías, festivales y ferias de libros nacionales e internacionales. Compiladora de la Antología de Poetas Chiapanecos LA PIEDRA DEL FUEGO (Editorial Cultura, Secretaria de Cultura y Deportes de Guatemala, 2019). Sus textos de la antología VOCES DE AMERICA LATINA (Edit MediaIsla, E. U., 2016) son parte de la cátedra de Literatura en la Universidad Hunter College of New York. Ha recibido varios reconocimientos por su trayectoria. Su libro LLÉVATE LOS SUEÑOS, DÉJAME LOS RECUERDOS, fue ganador del fondo de publicaciones 2020 del CONECULTA-Chiapas, Secretaría de Cultura. Dirige el fanzine YOMORAM JAYATZAME que promueve la literatura hecha por mujeres. Es Directora del Festival Internacional de Poesía Contemporánea San Cristóbal y coordinadora de Literatura en el Festival Multidiscip

 

BAJO LA SOMBRA DE LA CEIBA

Rosario me nombró

y enterró mi ombligo a los pies de la ceiba.

 

Madre pensó

que al enredarse con sus raíces

recorrería sin problemas los senderos del porvenir

tendría la fuerza necesaria

para remontar el río de las cosas cotidianas.

Confiaba,

en que el poder de su ramaje ahuyentaría al miedo

hiriéndolo.

 

Con los años, el árbol alcanzó la edad suficiente

y la extensión de mi estómago se desarrolló con él.

Se quedo sin hojas,

llego la lluvia con los rayos, incendiaron sus ramas,

los dioses desataron su ira y quemaron mi nombre,

el calor del fuego mostró el desamparo de las madrugadas

y el peligro que existe en los caminos del insomnio.

 

Avergonzada,

me alejo de la sombra del árbol calcinado.

He desobedecido los consejos del ángel de la guarda.

 

CHARY GUMETA (CHIAPAS, MÉXICO)

 

 

 

 

 

 

EVOCACIÓN

Ebria la muerte,

aviva la mañana con el fuego de la evocación.

 

Desde la ventana de tu alcoba

veo la vida anidar sobre un torrencial,

arrastra los colores del sueño.

 

Cuanta falta nos haces,

en este limbo hambriento de luna.

 

CHARY GUMETA (CHIAPAS, MÉXICO)

 

MAMÁ

La tarde está triste

mamá tiene cáncer

sin nada que perder ese pequeño dios

la engulle ávidamente.

 

En la plaza de los muertos

la espuma del mar se cuelga de la noche

y el cáncer de mamá es como una llaga en la calle.

 

Con mis dedos

removí las piedras del cementerio

los fantasmas insistentes me llaman

solo estoy entristecida

la existencia se escapa en segundos

es una fugitiva.

Las estrellas también lloran

cuando alguna se pierde

en el laberinto de la enfermedad.

 

Nunca acerté a vivir como debe ser

la vida se me encimo con todo y sus deudas

mamá siempre vino a rescatar

los escombros

y a barrer con su cariño

los despojos

detuvo con sus manos el abismo.

 

Se disecan los recuerdos

en mí afloran los reclamos

se ha soltado el animal de la discordia

mi corazón se revela

y encaró a Dios como David a Goleat.

 

 

Debo matar a la muerte

para que mamá pueda seguir viviendo.

 

CHARY GUMETA (CHIAPAS, MÉXICO)

 

NACER CON LÁGRIMAS DEL CIELO

A mi madre

en cuyos ojos testifico la vida

 

Dice mamá que el cielo estaba oscuro

se avecinaba una tormenta;

ella había iniciado con labores de parto

presagiaba el alumbramiento;

dice que nací acompañada con lágrimas del cielo

y un destello de luz en los ojos,

ilumino su rostro cuando salí del útero.

 

Contó que lo miré fijamente,

a pesar de ser recién nacida

tenía los ojos abiertos,

sintió miedo;

yo no lo recuerdo

pero su rostro estaba en mis pupilas

desde que habité en el limbo.

 

Mamá, siempre estuvo conmigo,

aún, en el destierro que antecedió a mi nacimiento.

 

CHARY GUMETA (CHIAPAS, MÉXICO)

 

YA NO IMPORTA

Los días quemantes pasan una

y otra vez encima del cuerpo,

El calor inflama su rostro,

sobre los huesos seca la piel

no hacen falta los sueños

ni el agua para mitigar la sed.

 

El vestido que llevas puesto

no te lo quitara Marcela,

no volverá a pedirte que lo devuelvas

ni a molestarse porque uses sus cosas personales.

 

Ya no importa,

no estarás más,

te has ido por un sendero desconocido

la arena del desierto cubre tus huellas.

 

Tu partida,

hunde en el mar del desconsuelo a la vida,

la separación es una herida pretérita, impuntual y dolorosa.

 

CHARY GUMETA (CHIAPAS, MÉXICO)

 

UN PAIS EXTRAÑO

Bajo el cielo azul de un país extraño,

te busco en la profundidad de mis adentros.

En cada mujer que veo pasar por este bosque de miradas

en cada olor, sonrisa o lugar, te busco.

 

Al final,

con la sal entre las manos

sé que te he perdido.

La sensación de vacío repasa mi mente.

Tu rostro se desmorona,

hace un ruido silencioso

como un sollozo.

 

Aprenderé a no pensar

en tu larga cabellera con olor a duraznos

ni en tu semblante, donde se posa la tarde.

 

El amor es un huérfano que camina sólo por las calles.

 

CHARY GUMETA (CHIAPAS, MÉXICO)